Páginas vistas en total

18 de agosto de 2011

No es a tí.

 Sabía que él aún sentía algo por mí. Yo también podía sentirlo. Podía sentir su mirada sobre mí aún cuando me cruzaba con él en la calle. Y por un momento sentí aquella pena que no había sentido en mucho tiempo. Cayó un enorme dolor sobre mis hombros. Mi sonrisa desapareció de mis labios. Me sentí como la peor persona del mundo.Y sólo me quedan recuerdos. Porque él, no está. Lo echaba de menos. Echaba de menos un abrazo de él, una caricia y un beso. Pero todo ese dolor lo guardé en un pequeño cajón. Lo cerré con una llave que más tarde  arrojé al mar y lo guardé en lo más profundo de mi corazón. En el lugar oscuro, bien lejos de los pensamientos. E hice como si no hubiese pasado nada, como si esas lágrimas nunca hubieran existido, como si yo nunca hubiera sentido nada. Al fin y al cabo, él nunca sabrá esto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario